Ayuda para conocerse mejor

30 octubre, 2009

conocerse

Borja Vilaseca -“El País Semanal” – 11 de octubre del 2009

Los seres humanos seguimos siendo esclavos de una sutil paradoja: hemos sido capaces de conquistar la Luna, pero no a nosotros mismos. Estamos tan obsesionados por lo que sucede afuera que no queremos ver lo que nos pasa adentro. Afortunadamente, el egoísmo, la negatividad, el vacío existencial, la angustia, la tristeza y, en definitiva, el sufrimiento que estamos cosechando como humanidad, son claros indicadores de que nos estamos equivocando al priorizar el desarrollo externo antes de apostar por el interno. Mientras nuestro corazón y nuestra mente sigan en guerra, seguiremos creando caos y conflicto a nuestro alrededor.

En este contexto se está produciendo el denominado ‘despertar de la consciencia’ que consiste en darnos cuenta de que más allá de nuestras circunstancias siempre tendremos lo opción de elegir nuestro pensamiento, nuestra actitud y nuestro comportamiento. Y estas decisiones son la que crean y determinan la calidad de lo que experimentamos en nuestro interior y, posteriormente, lo que creamos en el exterior.

Estas revelaciones suelen vivirse como un clic en nuestra mente. Y consiste en reconocer que nuestra vida interior puede ser mucho mejor: que nosotros mismos podemos cambiar, crecer y evolucionar para ser más felices de lo que somos ahora. Lo queramos o no ver, ha comenzado una nueva era con una nueva filosofía: la responsabilidad personal. Dentro de poco no valdrá engañarnos a nosotros mismos, amparándonos en el círculo vicioso del victimismo. Más que nada porque no funciona.

Lo que sí da resultados es hacer lo que probablemente menos nos apetece: enfrentarnos a nuestros miedos en inseguridades para empezar a tomar las riendas de nuestra vida. Lo que está en juego es aprender a llevar una existencia feliz y con sentido. Todo se reduce a comprometernos con nuestro proceso de entrenamiento emocional. Y aquí es donde puede ser muy útil probar el Coaching.

¿QUÉ ES EL COACHING?

“Solemos creer que seremos felices cuando las cosas nos vayan bien, pero las cosas nos empiezan a ir bien cuando aprendemos a ser felices.” (Irene Orce)

El Coaching es un proceso de acompañamiento profesional que promueve nuestro autoconocimiento y desarrollo personal. Y parte de la premisa de que todos los seres humanos somos mucho más de lo que creemos ser: todos albergamos en nuestro interior una serie de cualidades, habilidades y competencias que podemos entrenar para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos. De ahí que el coach –que en inglés significa “entrenador personal”- haga de puente entre la persona que somos y la que podemos llegar a ser.

Lo cierto es que esta figura profesional apareció en la década de los ochenta del pasado siglo para asesorar y desarrollar jugadores de tenis más maduros emocionalmente. El experto norteamericano en entrenamiento deportivo, Timothy Gallwell, descubrió que la calidad técnica de los tenistas de élite era básicamente la misma y que, en la última instancia, el éxito dependía de “la calidad psíquica o mental”, que este especialista denominó “juego interno”.

Esta teoría enseguida fue extrapolada al ámbito de la empresa por Sir John Whitmore, pionero en la práctica del Coaching ejecutivo. En este caso, el objetivo es promover que los directivos se conozcan y comprendan mejor, aprendiendo a ser dueños de su mente y de sus pensamientos. Esta introspección guiada de la mano del coach puede generar un profundo cambio en la manera de verse y liderar a sus colaboradores, creando culturas organizacionales más humanas, productivas y sostenibles.

LOS ESPEJOS NO DAN CONSEJOS

“Por mucho que te explique a qué sabe la mermelada de higo, no lo sabrás hasta que la pruebes por ti mismo” (Javier Marigorta)

Poco a poco, el Coaching se está extrapolando al resto de dimensiones que conforman nuestra vida, pues en todas ellas siempre podemos crecer. Y a diferencia de la psicología tradicional – centrada más en el problema – , el Coaching pone su mirada en la oportunidad de aprendizaje. El coach no da consejos ni toma decisiones, sino que actúa a modo de espejo para que sea el cliente quien descubra la solución pro sí mismo.

El Coaching es el arte de escuchar empáticamente para hacer buenas preguntas. Pero hay que tener claro que esta disciplina profesional sólo funciona cuando el cliente lo pide de forma voluntaria, no cuando le es impuesto desde afuera. Y no sólo eso. Si el coach no se ha transformado a sí mismo primero, su espejo no estará lo suficientemente limpio para que sus clientes vean las causas de su malestar reflejadas nítidamente.

Para ser coach no basta con adquirir conocimiento: es necesario encarnar lo que se sabe. Si no hay coherencia entre la teoría y la práctica es que todavía no se comprende la información que se conoce. Por tanto, lo que se ha logrado con uno mismo, es decir, lo que se manifiesta en la propia vida, es lo único que se puede ofrecer y transmitir a los demás.

EL DESARROLLO PERSONAL

“Verdad es todo pensamiento que deja paz y armonía en nuestra mente y todo acto que deja paz y armonía en nuestro corazón” (Gerardo Schmedling)

Llegados a este punto, ¿quién de nosotros puede beneficiarse de un proceso de Coaching? Pues aquellos que sintamos la necesidad de cambiar algún aspecto de nuestra forma de ser y de nuestra vida. ¿Y cómo podemos saber si estamos alineados con la mejor versión de nosotros mismos? Por los resultados que obtenemos en nuestro día a día. Aunque siempre podemos fingir ante los demás, no podemos engañarnos a nosotros mismos eternamente.

Existen tres indicadores internos de desarrollo personal: el primero consiste en verificar si somos felices, es decir, si nos sentimos a gusto con nosotros mismos estemos donde estemos y en compañía de quien sea. En segundo lugar, si experimentamos paz en nuestro interior, que nos permite dejar de reaccionar impulsiva y negativamente frente a la adversidad. Y en tercer lugar, si verdaderamente gozamos de este equilibrio interno, mantendremos en todo momento la humildad necesaria para servir a las personas que nos rodean.

A partir de estas tres virtudes internas, existen otros cuatro indicadores externos: un óptimo estado de nuestra salud física; la armonía de nuestras relaciones personales y profesionales; disfrutar de recursos económicos suficientes para poder vivir dignamente y la flexibilidad necesaria para adaptarnos y fluir en el lugar donde vivimos. Si no gozamos de un satisfactorio equilibrio en cada una de estas áreas, el Coaching puede ser una herramienta a tener en cuenta para alcanzar la maestría en el arte de vivir.


Cómo afrontar el despido

30 octubre, 2009

El País- Borja Vilaseca

despido ctcc

La aceptación es clave para superar el ‘shock’ y buscar un nuevo trabajo.

Dado que la vida personal y profesional están repletas de principios y finales, los expertos en coaching y psicología laboral afirman que lo más importante para mantener la estabilidad emocional es saber afrontar con entereza los diferentes puntos de inflexión que vayan surgiendo por el camino. Así, como consecuencia directa de la crisis económica y financiera, más de 1,5 millones de españoles han perdido su empleo en el último año, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

Es decir, que aunque mañana sea lunes, más de 4,1 millones de personas no van a ir a trabajar. Están en el paro, por lo que dispondrán de 24 horas diarias para sí mismas. Sin jefes, ni horarios, ni compañeros de trabajo. Sin rutina ni estrés ni mal humor. Completamente libres. Pero también sin sueldo. Y esto, “debido al funcionamiento del sistema monetario sobre el que se asienta la vida de cualquier ser humano, suele convertirse en una fuente de preocupación y tensión casi mayor que la que genera la propia actividad laboral”, sostiene María José Dunjó, socia de la consultora Acambio, especializada en procesos de desarrollo, cambio y transición profesional.

Lo cierto es que “ser despedido por la empresa genera un shock emocional que suele afectar a la persona como cualquier otro duelo”, afirma Dunjó. “Al igual que ocurre con otras pérdidas, las personas manifiestan sentimientos de ira, tristeza y miedo”, añade. Entre otros efectos psicológicos, los parados “suelen sufrir una pérdida notable de autoestima, deteriorando el concepto que tienen de sí mismos”. No en vano, “al formar parte de una sociedad que premia y ensalza la situación profesional, el desempleo genera un sentimiento de fracaso, de inferioridad, de vergüenza e incluso de culpa”, subraya.

“Aunque la negatividad y el pesimismo formen parte del proceso de duelo, las personas que han sido despedidas han de recordar que quejarse, protestar y lamentarse no va a devolverles su puesto de trabajo”. Más bien al contrario: “Esta actitud victimista suele mermar sus capacidades y habilidades, impidiéndoles desarrollar acciones útiles para la consecución de un nuevo empleo”, concluye Dunjó.

De hecho, aunque muchos parados creen erróneamente que son los únicos que están padeciendo los síntomas derivados de la incertidumbre profesional, existen cinco etapas por las que atraviesan la gran mayoría de ellos. Así lo explica el psicólogo laboral Marcos Chicot, autor de ¡Me han despedido! Afrontar el desempleo constructivamente (Plataforma). La primera es la negación de lo que ha sucedido, pues la persona no es capaz de asumir las consecuencias que implica ser despedida, tanto personal como profesionalmente.

Después llega la ira, con la que comienza a pensar y hablar negativamente acerca de la decisión tomada por su empresa, creyéndose víctima de sus circunstancias y buscando algún culpable sobre el que canalizar su malestar. Luego, la lucha, es decir, el intento de recuperar su puesto de trabajo a toda costa, negociando con algún responsable algo que es innegociable. La tristeza es el cuarto paso. Al reconocer su situación de desempleo, el parado se siente desanimado, frustrado y derrotado, lo que puede llevarle a padecer un principio de depresión. Y, por último, la aceptación, cuando asume la responsabilidad y se pone en marcha para ver qué puede hacer para dar el siguiente paso en su camino profesional.

En opinión de Chicot, “para afrontar el despedido de forma constructiva, lo recomendable es aprovechar la primera semana para descansar, reflexionar y comunicar la noticia a la familia y los amigos“. El paso siguiente es tener muy claro que “buscar trabajo es un trabajo en sí mismo”, lo que implica “establecer una rutina productiva, con un método y un horario que permitan profesionalizar al máximo este proceso”.

Este experto recomienda “redactar por escrito objetivos de corto y medio plazo”, así como las acciones intermedias que están al alcance de la persona para conseguirlos. “Lo más importante es darle sentido a este proceso, para no caer en la desesperación”, sostiene. Para Chicot, “una de las ocupaciones más productivas es la de activar la red de contactos”. De ahí que sea fundamental comunicarse con el entorno, haciéndole saber que se está abierto a nuevas ofertas de trabajo. No en vano, se estima que a través de éstos se generan el 70% de las oportunidades profesionales.

Eso sí, “es importante que la persona dedique tiempo y espacio para reflexionar sobre qué es lo que verdaderamente le gusta y se le da bien, de manera que sus contactos relacionen su candidatura con oportunidades laborales específicas, en consonancia con el valor añadido que pueda aportar”. Y aquí es donde puede ser importante “invertir en cursos de formación”.

Chicot también invita a las personas que están en paro a actualizar su currículo, “incluyendo las responsabilidades asumidas en su anterior empleo, así como las iniciativas y logros obtenidos”. A la hora de entregarlo, “es muy recomendable incluir una carta de presentación y varias referencias de las personas para las que se ha trabajado con anterioridad”. Y “entrenar la entrevista de trabajo de manera que la persona pueda responder con sinceridad y confianza a preguntas complicadas como: ¿por qué te despidieron?, ¿qué has estado haciendo durante el periodo de tiempo que has estado en el paro?”. Y concluye: “Aunque al principio pueda parecerlo, el desempleo no es el fin del mundo. Tan sólo es un estado necesario de transición entre dos trabajos”.


“Lo que es y lo que no es COACHING by CTCoachCode”

20 octubre, 2009

 

logo CTCC

El Coaching ayuda a las personas a producir resultados extraordinarios en sus vidas carreras, negocios y organizaciones. Profundizando con los clientes en su aprendizaje, optimizando su desempeño y mejorando su calidad de vida.

El Coaching se concentra en dónde está el cliente ahora y qué es lo que está dispuesto a hacer para llegar adonde quiere estar en el futuro, los resultados corresponden a las intenciones, elecciones y acciones del cliente.

        El Coaching NO es….

– Terapia: La terapia intenta sanar un daño, disfunción o conflicto en un individuo o una relación entre dos o más individuos. Se centra en resolver dificultades del pasado que obstaculizan el presente y en mejorar el bienestar psicológico desde una prespectiva emocional. El Coaching se centra en la acción, la responsabilidad y el acompañamiento.

-Consultoría: Los consultores diagnostican, prescriben e implementan soluciones. En Coaching se parte del principio que las personas o los equipos humanos son capaces de generar sus propias soluciones, con un Coach que les ofrezca apoyo, enfoques novedosos y ayude a estructurar decisiones.

– Mentoring: Un mentor es un guía que basándose en su experiencia acompaña el desarrollo personal o profesional de las personas en un ámbito determinado. El Coach no actúa como tal en la relación con sus clientes en procesos de Coaching.

– Formación: Los programas de formación están basados en la adquisición de conocimientos y en objetivos de aprendizaje, aunque el Coach clarifica los objetivos del proceso, estos últimos están determinados por las personas o equipos.

– Entrenamiento deportivo: Los entrenadores dirigen basándose en la experiencia y conocimiento. En Coaching la experiencia y los conocimientos son los que marcan la dirección y los objetivos de las personas y organizaciones en el proceso. El Coaching identifica oportunidades para el desarrollo basadas en las fortalezas y capacidades de los clientes. 

 El equipo de CT Coach Code te ayudará a tener un mayor nivel de bienestar y a conseguir tus metas personales y profesionales a través de un coachig profesional y de calidad.


CTCoachCode es la primera empresa de Coaching en España que posee la licencia del Sistema APP de Thomas International

6 octubre, 2009

THOMAS

CT Coach Code  ha sido cualificada para el uso del Sistema APP y APT de Thomas International.

Thomas International es un proveedor internacional de sistemas objetivos de gestión y de herramientas de evaluación que ayudan a las organizaciones a seleccionar, retener, desarrollar y formar a su personal.

 El sistema comprende las evaluaciones comportamentales / psicométricas, pruebas de aptitud y habilidad, y pruebas de perfil del puesto de trabajo y habilidades.

Los sistemas de Thomas permiten  comprender, ser conscientes y desarrollar el pleno potencial de las personas.

Proporcionan las herramientas para motivar, estimular y apoyar a las personas en el entorno laboral, a través del incremento del autoconocimiento, la autoestima y la confianza.

La adquisición de estas nuevas herramientas forma parte de la filosofía de mejora continua de CT Coach Code al servicio de sus clientes  y es  la primera empresa de Coaching en España que ha obtenido la licencia de uso.