Mi fórmula probada de la alegría

Lucy Kellaway – Financial Times

Se supone que el lunes fue el día más deprimente del año. No hace mucho, alguien de la Universidad de Cardiff ideó una fórmula que relacionaba el clima, la deuda, el tiempo transcurrido desde Navidad y otros cuantos factores para medir el descontento.

Colocando las variables adecuadas en una curiosa ecuación, se descubre que el tercer lunes de enero es el peor día imaginable. Como la ecuación resulta algo complicada, he encontrado otra fórmula más convincente y sencilla: DMD + GM = $$$$. Donde DMD es el “día más deprimente” y GM los “gurús motivadores” que aprovechan ese día para pregonar sus ideas.

Jessica Pryce-Jones es una de estas nuevas expertas en alegría que ha dado consejos para ayudar a los trabajadores a superar el lunes. Primero, explica, tenemos que dejar de preocuparnos por los bonus de los banqueros y pensar en su lugar en las personas menos afortunadas que han perdido su empleo. Recuerdo que las supervisoras del comedor de mi colegio empleaban un argumento similar cuando nos negábamos a comernos la remolacha avinagrada. Ellas decían: pensad en los niños hambrientos de África. Con ocho años, no entendía cómo podía conseguir esa idea que la remolacha resultase más apetecible –sigo sin hacerlo–.

Sin embargo, como persona obediente, intenté pensar en alguien que haya perdido recientemente su trabajo y me vino a la mente la Baronesa Susan Greenfield. Hace 10 días, la destituyeron como directora del Royal Institute, el organismo de investigación independiente más antiguo del mundo, lo que provocó la alegría de sus enemigos y amenazas de demandas por su parte.

Esta historia es realmente alentadora. Hace que me sienta profundamente agradecida de no ser una importante académica, debido al gran tamaño de los egos, al pequeño margen para el ascenso y al poco dinero que hay en juego; la mala uva, las conspiraciones y las malas palabras son unos pasatiempos que gozan de más popularidad que en ninguna otra línea de negocio.

También me alegro de seguir haciendo aquello para lo que estudié –escribir– y no tener que gestionar nada. El caso de Greenfield muestra hasta qué punto te puedes meter en un lío cuando permites que una experta en neurocirugía comience a mandonear a otros y después les entregue un talonario para gastar 22 millones de libras (24,8 millones de euros) en la remodelación de un edificio.

Sin embargo, la historia también tiene una parte triste. Existen tan pocos bocazas que sobreviven en lo más alto, o que ni siquiera llegan allí, que da pena perder a uno de los pocos ejemplos que quedan. El único que se me ocurre que sigue cómodamente en su cargo es Jamie Dimon, que parece seguro por el momento, ya que JPMorgan está obteniendo tan buenos resultados que el viernes reveló que iba a pagar 9.330 millones de dólares (6.484 millones de euros) en eso en lo que se supone que no tenemos que pensar.

Pero la verdad es que no se qué mal puede hacer pensar en los bonus. No hay evidencias de que dar demasiada importancia a la riqueza inmerecida de los banqueros nos deprima; al contrario, encuentro la indignación, el disgusto y el escándalo, en cierto sentido, bastante agradables.

Otra sugerencia es que hagamos algo difícil el lunes, sobre la base de que tener éxito en algo muy difícil hace que nos sintamos realmente bien. Parece una estrategia muy arriesgada, ya que el fracaso provoca que te sientas muy mal –y las cosas difíciles, por definición, conllevan una alta probabilidad de fracaso–.

En cualquier caso, el hecho de que estas ideas parezcan inútiles podría no tener mucha importancia. Si el lunes fue realmente el día más deprimente del año, por la noche ya había pasado lo peor. Y el martes fue mejor sin que tuviéramos que hacer nada para ello. Pero en el caso de que alguien quiera adoptar un enfoque más activo para aliviar el sufrimiento de ese lunes, tengo otra ecuación que he probado en un número significativo de ocasiones: Y + M = F, donde Y equivale a “yo”, F a “felicidad” y M a una bolsa de “Maltesers”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: