Cada Verano es Único… ¡Disfruta y Diviértete!

23 julio, 2010


SI TU NO DICES LO QUE ERES O LO QUE REPRESENTAS, ALGUIEN PUEDE DECIR LO QUE NO ERES.

23 abril, 2010

Ayer estuvimos en Madrid participando en  Personal Branding, el Primer Encuentro de Gestión de la Marca Personal celebrado en España. Como Creadores de Marcas Personales celebramos esta iniciativa en la que tuvimos ocasión de debatir con un panel de expertos  la situación actual y el futuro del Personal Branding.

El Branding Personal devuelve el poder a las personas, a los profesionales, a los ciudadanos convirtiéndolos en protagonistas, creadores y gestores de su persona y de aquello que les es propio y le diferencia de los demás: su Marca.

Una marca se basa en nuestra identidad, en lo que somos y no en lo que los demás piensan o quieren que seamos. El Personal Branding parte de la identificación de nuestros valores y objetivos , de aquello que nos hace únicos y diferentes de los demás.

El Personal Branding es también la manera de comunicar a los demás lo que somos, y el valor añadido que aportamos a la sociedad.

Lee el resto de esta entrada »


“ Nos ha llegado este video que de manera visual nos desvela lo que el coaching puede hacer para que consigas tus objetivos. Que tengas un buen día en código coach”.

25 marzo, 2010


Cómo cumplir los propósitos del nuevo año (esta vez de verdad)

20 enero, 2010

CRISTINA G. LUCIO

  • Fijarse objetivos concretos y no muy ambiciosos ayuda a cumplir las promesas
  • Concienciarse para mantener la constancia también es útil para no tirar la toalla

MADRID.- Dejar de fumar, ponerse a dieta, estudiar inglés o apuntarse al gimnasio… Para la mayoría, los buenos propósitos son algo tan típico de estas fechas como el turrón o los villancicos. El 1 de enero parece la fecha perfecta para dejar atrás los viejos hábitos y abrazar con energías renovadas un año nuevo cargado de nuevos objetivos. Sin embargo, cuando llega febrero pocos se acuerdan del repetido “de este año no pasa”.

¿Qué es lo que falla? Los psicólogos coinciden en señalar varios factores como ‘responsables’ de que los propósitos se queden pronto en agua de borrajas:

– No existe una verdadera motivación. Según los especialistas, la intención de cambiar responde muchas veces a un arranque repentino y no a un convencimiento real y definido. “Incluso a veces nos dejamos llevar por lo que nos rodea y decidimos dejar de fumar porque todos dicen que es malo, no porque verdaderamente lo creamos”, comenta Pedro Rodríguez, psicólogo clínico y miembro del Colegio de Psicólogos de Madrid.

– Los objetivos son muchos y demasiado generales. “Nos ponemos metas abstractas, como ‘el año que viene, adelgazo’ y eso es más difícil de cumplir que si se ha establecido un objetivo concreto”, explica el también psicólogo clínico Miguel Silveira.

– No se planifica. En general, no se evalúa el esfuerzo que supondrá poner en marcha una nueva iniciativa y qué medios e intensidad serán necesarios para ponerla en marcha.

– Falta perseverancia. “Tomar una decisión no cuesta nada, pero llevarla a cabo supone un esfuerzo -a veces importante-, lo que puede hacer que la voluntad se vaya relajando”, señala Silveira, que pertenece al Colegio de Psicólogos de Asturias.

Pese a que puede parecer difícil, cumplir al menos un buen propósito en el año nuevo no es tarea imposible. Con la ayuda de algunas pautas, es más sencillo conseguirlo:

– Analizar. Antes de ponerse en marcha es importante evaluar si la motivación de cambio es sincera y estructurar cómo se va a llevar a cabo.

– Concretar. Los especialistas señalan la necesidad de establecerse pocos objetivos, que sean medibles y no demasiado ambiciosos. “Muchas veces tenemos tantas expectativas y queremos hacer tantas cosas a la vez que no llegamos a realizar ninguna”, apunta Rodríguez.

– Ser constante Es fundamental establecer un plan e intentar ser constante para cumplirlo. “En este sentido, es importante saber disfrutar de la actividad. Hay cosas que son duras, que exigen esfuerzo, pero hay que buscar la motivación que te ayude a seguir con esa práctica”, comenta Rodríguez.

– Por escrito. Según Miguel Silveira, escribir cuál es nuestra intención también ayuda a fijar la decisión y a llevarla a cabo.

– En voz alta. Del mismo modo, verbalizar nuestro objetivo y decírselo a alguien ayuda a establecer un compromiso un poco más firme.

– Recordatorios En palabras de Silveira, puede ser útil “dejarse pistas que nos recuerden que estamos en el camino del cambio”. Del mismo modo, aprovechar un momento al final del día o una vez a la semana para medir cómo va el proceso y qué pasos se han llevado a cabo también ayuda.

Y, si llega febrero, y de la intención de apuntarse al gimnasio sólo quedan las zapatillas que trajeron los Reyes, lo importante es no tirar la toalla.

“En primer lugar hay que analizar por qué ha fallado ese propósito”, comenta Pedro Rodríguez. “Si el abandono no se ha debido a una falta de motivación y seguimos queriendo llevarlo a cabo, es momento de poner los medios para conseguirlo”, añade Silveira, quien recuerda que, para empezar cualquier tarea, no es necesario esperar al 1 de enero.


Jaume Soler Lleonart: «Es más fácil ser infeliz que feliz, porque la felicidad pide esfuerzo»

19 enero, 2010

BLANCA ESPACIO – BARCELONA

Psicólogo, presidente de la Fundació Àmbit (Institut per al creixement personal) y autor de numerosos libros, como Ecología emocional. Jaume Soler habla hoy de Si no somos felices, no podemos ser buenos.

–¿Si no somos felices no podemos ser buenos?
–Es una afirmación del ecólogo Ramon Folch que comparto. La persona infeliz y resentida, que vive en un vacío, sin proyecto ni sentido, difícilmente generará equilibrio, armonía o bondad.
–¿De qué felicidad hablamos?
–La felicidad no es un derecho ni un deber. Es la consecuencia de haber elegido el camino de la creatividad, la generosidad y el compromiso en lugar del de la destructividad.
–O sea, la buena gente es feliz.
–¿Qué es buena gente? ¿Gente que se limita a sobrevivir, encerrados en su comodidad, pasivos ante lo que pasa en el mundo? ¿Gente que se resigna ante las dificultades y calla para evitar conflictos? No es lo que yo entiendo por felicidad productiva. Nuestro mundo tiene problemas no solo por la maldad de unos pocos, sino por el silencio de muchas buenas personas que no actúan ni se comprometen.
–Hay gente que sufre miseria y desgracias que, pese a ello, son buenos.
–La peor miseria es la que deriva de la pobreza interior. Hay personas pobres, personas que han padecido sucesos vitales duros y que son capaces de apreciar las pequeñas cosas que les regala la vida, valorar los pequeños detalles, una sonrisa, un abrazo… Esas personas cultivan la felicidad.
–¿La mala gente es gente infeliz?
–Pienso que sí. No solo son infelices, sino que han elegido la destructividad como respuesta a la vida. Las personas infelices no generan bondad, puesto que en su órbita emocional se mueven emociones como la desilusión, la rabia, la ira, el resentimiento, la envidia…
–¿Se puede aprender la felicidad?
–Sí, pero no como objetivo. La felicidad es una consecuencia, es el viaje, el proceso de vivir el aquí y ahora con responsabilidad hacia la persona que somos y nuestro mundo.
–¿Por qué generan tanto interés los libros de crecimiento personal?
–Es más fácil ser infeliz que feliz. La felicidad pide esfuerzo, disciplina y una elección de actitud diaria. La vida actual, llena de espacios inciertos y ritmos desajustados, no es el mejor territorio para que crezca la felicidad. Ante el vacío, la falta de sentido, la ansiedad y la dificultad para mantener el equilibrio, muchas personas buscan respuesta.


6 Tips para lograr tus metas de 2010

15 enero, 2010

www.porlaciudad.com/author/manuel/)

Si uno de tus propósitos de año nuevo fue mejorar tu empleo, buenas noticias, tienes 10 veces más posibilidades de lograrlo que aquellas personas que no lo hicieron.  Por supuesto ahora debes actuar, una cosa es hacer la resolución y otra conseguirlo. Para esto presentamos aquí 6 sugerencias para ir en la dirección correcta.

1.- Planea con anticipación.  El principal problema es que la mayoría de las personas hacemos nuestras resoluciones por impulso y en cuanto la emoción del momento pasa perdemos ímpetu y motivación.  Piensa bien tus resoluciones, y responde estas preguntas: ¿Qué vas a hacer? ¿Qué pasos tomarás durante el año para que tu situación de empleo sea mejor en 2010 de lo que fue en 2009?

2.- Ponte Micro Metas. Hay muchas teorías de cómo ponerse metas, la manera mas fácil y medible de hacerlo es plantearse metas específicas, alcanzables, medibles.  Por ejemplo en lugar de decir “Cambiar mi empleo” por que no decir “tener 10 entrevistas de trabajo entre enero y junio” de esta manera hay algo que hacer y un tiempo para hacerlo.

3.- Escribe una lista de tareas. Cuando nos dejamos llevar por el trabajo y compromisos diarios tendemos a olvidar las promesas de fin de año.  Haciendo una lista de tareas con día y hora de cuando llevar a cabo acciones nos será más fácil llevarlas a cabo.

4.- Prémiate. Cuando alcanzamos una meta pequeña o grande tendemos a tener la cabeza ya en otro lado. Recuerda que tu carrera es un maratón y para mantener el ritmo debes reconocer y celebrar tus logros en el camino.  Celebra con tus amigos, cómprate algo. Anexa estas recompensas en tu lista de tareas serán un aliciente adicional.

5.- Recluta a familiares y amigos. Diles a todos cuales son tus metas anúncialas en tus redes sociales Twitter, Facebook para que tengas siempre un grupo de apoyo que te eche porras y celebre tus logros.

6.- Considera las consecuencias. Cuando te desmotives recuerda por que hiciste esa promesa, como te sentirás si llega diciembre de 2010 y no has hecho nada para alcanzar tu meta. Piensa en todas las cosas positivas que sucederán cuando alcances tus objetivos.

Suena muy obvio y sencillo pero, entonces, ¿Por qué la mayoría de las personas no cumplen con sus resoluciones de año nuevo?  Sigamos los pasos hagamos la prueba lo peor que nos puede pasar es que lleguemos a la meta.

¡Compártelo!


CT Coach Code

18 diciembre, 2009


La fórmula para contratar tu mejor coach.

3 noviembre, 2009

formula CTCC fina

Cuando busques un Coach que te acompañe en tu camino verifica atentamente que tenga las 4C+Q. En CTCoachCode te las proporcionaremos.

Código de Ética: ¿Es tu candidato a coach miembro de una organización con un código de ética definido del que se siente responsable? Si la respuesta es negativa debe aclararte que principios éticos le guían.

Coach con formación específica: Pregunta qué formación específica tiene en habilidades y herramientas de coaching. La crisis ha puesto en el mercado a profesionales de otros ámbitos que se autodenominan coaches pero que nunca ha recibido formación, desconfía de ellos.

Credenciales: ¿Tiene tu futuro coach credenciales, está certificado por un organismo como ICF (International Coach Federation) o está en vías de obtenerlas? Las credenciales significan entre otras cosas que se dispone de la formación adecuada, que se tiene el compromiso de cumplir unas normas éticas y una metodología probada internacionalmente y son un elemento que reflejan su seriedad profesional. Contrata siempre un coach con credenciales.

Contexto: ¿Qué otras habilidades tiene? ¿Ha tenido alguna experiencia profesional y personal en línea con tus desafíos personales y profesionales y con las metas que quieres lograr? 

Química: Asegúrate que hay química entre tú y tu coach. En caso de duda busca a otro profesional ya que la conexión entre tú y tu coach es vital para el éxito del trabajo.


“Lo que es y lo que no es COACHING by CTCoachCode”

20 octubre, 2009

 

logo CTCC

El Coaching ayuda a las personas a producir resultados extraordinarios en sus vidas carreras, negocios y organizaciones. Profundizando con los clientes en su aprendizaje, optimizando su desempeño y mejorando su calidad de vida.

El Coaching se concentra en dónde está el cliente ahora y qué es lo que está dispuesto a hacer para llegar adonde quiere estar en el futuro, los resultados corresponden a las intenciones, elecciones y acciones del cliente.

        El Coaching NO es….

– Terapia: La terapia intenta sanar un daño, disfunción o conflicto en un individuo o una relación entre dos o más individuos. Se centra en resolver dificultades del pasado que obstaculizan el presente y en mejorar el bienestar psicológico desde una prespectiva emocional. El Coaching se centra en la acción, la responsabilidad y el acompañamiento.

-Consultoría: Los consultores diagnostican, prescriben e implementan soluciones. En Coaching se parte del principio que las personas o los equipos humanos son capaces de generar sus propias soluciones, con un Coach que les ofrezca apoyo, enfoques novedosos y ayude a estructurar decisiones.

– Mentoring: Un mentor es un guía que basándose en su experiencia acompaña el desarrollo personal o profesional de las personas en un ámbito determinado. El Coach no actúa como tal en la relación con sus clientes en procesos de Coaching.

– Formación: Los programas de formación están basados en la adquisición de conocimientos y en objetivos de aprendizaje, aunque el Coach clarifica los objetivos del proceso, estos últimos están determinados por las personas o equipos.

– Entrenamiento deportivo: Los entrenadores dirigen basándose en la experiencia y conocimiento. En Coaching la experiencia y los conocimientos son los que marcan la dirección y los objetivos de las personas y organizaciones en el proceso. El Coaching identifica oportunidades para el desarrollo basadas en las fortalezas y capacidades de los clientes. 

 El equipo de CT Coach Code te ayudará a tener un mayor nivel de bienestar y a conseguir tus metas personales y profesionales a través de un coachig profesional y de calidad.


Estrategia para el cambio profesional

28 septiembre, 2009

 BORJA VILASECA 27/09/2009  EL PAIS (Carreras & Capital Humano)

cambio prof

La insatisfacción mueve a las personas a tomar las riendas de su trabajo

Mañana es lunes. ¿Cómo le sienta eso? ¿Le ilusiona retomar su actividad profesional? ¿O más bien está harto de sus circunstancias laborales? Sea sincero: ¿ha sufrido el denominado “síndrome posvacacional”? Ya sabe, esa sensación de “resignación”, “desasosiego” y “vacío” temporal que han padecido “seis de cada 10 profesionales españoles” días antes de terminar sus vacaciones y días después de empezar otra vez a trabajar, según Randstad.

Piense en qué destaca y qué le gusta. Considérese oferta de trabajo

Si ha definido su objetivo laboral, será mucho más sencillo conseguirlo

Y es que “la mayoría de los trabajadores sigue fichando cada lunes, considerándose víctima y esclavo de sus circunstancias”, afirma el psicólogo Iñaki Piñuel. Sin embargo, en muchos casos “esta actitud negativa esconde una verdad más profunda, a la que muy pocos quieren hacer frente”. “Estas personas son en realidad víctimas y esclavas de sí mismas, de sus miedos e inseguridades, lo que les lleva a apegarse a ciertas excusas para no atreverse a cambiar de trabajo”. Y son precisamente “el temor y el autoengaño lo que las retiene en organizaciones tóxicas, donde es difícil preservar la felicidad”, concluye.

Curiosamente, “este creciente malestar está sirviendo de catalizador para muchos otros profesionales, que han decidido decir basta, empezando así a tomar las riendas de su vida laboral”, afirma Lorenzo di Pietro, director de capital humano de Barcelona Activa, la agencia de desarrollo local del Ayuntamiento de Barcelona.

Prueba de que esta “responsabilidad personal” es asumida por cada vez más trabajadores es “el auge de los servicios especializados en promover el cambio profesional, como el crecimiento personal, el coaching, la orientación laboral o la marca personal”, dice Di Pietro, para quien “dar el salto profesional debe concebirse de forma estratégica”.

Así, este experto invita a que las personas que están pensando en dejar su trabajo primero “reflexionen en profundidad sobre cuáles son sus estudios (conocimientos), inquietudes (gustos, hobbies, preferencias) y competencias (talentos, virtudes, habilidades, dones) para hacer consciente su potencial profesional”. El siguiente paso es “ver cómo pueden enlazar su valor diferencial con las oportunidades y necesidades que existen ahora en el mercado”, añade Di Pietro.

Eso sí, en este punto del proceso “es importante que cada persona se pregunte qué puede aportar a la sociedad. Porque normalmente los profesionales suelen realizar una búsqueda reactiva, considerándose a sí mismos como la demanda, quedando a merced de las ofertas que el sistema les ofrece”, explica Di Pietro. Sin embargo, “la conquista de la responsabilidad personal permite a los candidatos promover una creación proactiva de su profesión, viéndose a sí mismos como lo que en realidad son: la oferta”.

Mientras los candidatos siguen buscando qué servicio pueden ofrecer, “se les recomienda que intenten relacionarse con sus circunstancias laborales de la mejor manera posible, viéndolas no como un problema, sino como una oportunidad de aprendizaje”, señala este experto.

Gracias al autoconocimiento y desarrollo profesional, “la gran mayoría de personas termina por conectar con una actividad laboral con la que poder sentirse más realizada, que suele estar enfocada a servir a los demás, cubriendo necesidades reales de la sociedad”. En este punto del camino, Di Pietro recomienda “apostar por la formación”, echando un vistazo a la oferta de posgrados y másteres, que cada año son más especializados.

En esta misma línea piensa Andrés Pérez, experto en marca personal. “Además de saber el ámbito en el que se quiere desarrollar el nuevo proyecto profesional, es necesario que la persona también averigüe cuáles son sus motivaciones y sus valores”, para decidir desde el inicio cuál es su “objetivo” o “misión profesional”. “Así es mucho más fácil tomar decisiones encaminadas a conseguirlo”. En paralelo, “al comenzar a ofrecer un nuevo producto o servicio al mercado, es muy útil trabajar la marca personal, de manera que el candidato pueda diferenciarse creativamente de otros”. Y añade: “Cuanto mayor sea la definición y especialización profesional, mayor será su capacidad de conectar con sus potenciales clientes y consumidores”.

Por último, “es interesante trabajar el networking y las sinergias laborales, es decir, establecer contactos personales con profesionales del ramo donde se pretende entrar a trabajar, pues además de ver de cerca el oficio, nunca se sabe dónde puede surgir una oportunidad”, señala Pérez. Y concluye: “Para hacer efectivo este cambio de profesión, lo más importante es quizá lo más difícil: creer en uno mismo”.

¿Para qué sirvo?

– ¿Qué te gusta hacer? ¿Qué te apasiona? ¿Qué te hace vibrar?

– ¿Qué harías con tu tiempo si no tuvieras la necesidad económica de trabajar?

– ¿Cuál es tu objetivo laboral en la vida? ¿Cómo puedes convertir este en una profesión?

– ¿En qué áreas o sectores puedes ofrecerte? ¿Qué empleo puedes crear?

– ¿Qué valor añadido puedes aportar? ¿De qué manera puedes ser útil?

– ¿Para qué lo quieres hacer? ¿De qué manera beneficia a la sociedad?

– ¿Cómo te sientes al pensar en ello? ¿Te ves capaz de conseguirlo?

Situación actual

– ¿Cómo te levantas los lunes por la mañana?

– ¿Disfrutas en el trabajo? ¿Te motiva lo que haces? ¿Te hace vibrar?

– ¿Tu profesión ayuda y beneficia a otros seres humanos?

– ¿Crees en tus jefes y en tu empresa? ¿Qué sentido tiene lo que haces?

– ¿Qué es lo que te retiene en tu actual puesto de trabajo?

– ¿Qué perderías si lo dejaras? ¿Y qué ganarías si te atrevieras a irte?

– ¿Qué harías si no tuvieras miedo? ¿Qué es para ti el éxito?

Fuente: cuestionario de coaching elaborado por Porta 22 (Barcelona Activa).