Come, reza…: Compre acciones de su propia vida

13 octubre, 2010

Montse Mateos

Tomarse un año para uno mismo es una de la experiencias más gratificantes y saludables, porque contribuye al enriquecimiento personal y profesional de muchos individuos que, como la protagonista de esta película, logran encontrar un equilibrio que ya daban por perdido.

Los italianos hablan con orgullo del Bel far niente, la belleza de no hacer nada, algo de lo que disfrutan siempre que tienen ocasión. “Cuanto más exquisita y placenteramente domines el arte de no hacer nada, más alto habrás llegado en la vida. Y no tienes que ser necesariamente rico para experimentarlo”. Esto es lo que vemos en Come, reza, ama, la película inspirada en el best seller del mismo título de Elizabeth Gilbert, basado en sus propias vivencias. Lo de la parte económica no es muy creíble: de hecho Liz –Julia Roberts–, la protagonista, se permite el lujo de un viaje de ensueño tras un divorcio que la dejó en la ruina gracias a “un milagro asombroso: mi editor ha comprado, por adelantado, el libro que voy a escribir sobre mis viajes”.

Esto, que recoge muy bien esta novela, no queda realmente plasmado en un filme que ha sido tildado de filosofía oriental barata, turisteo de lujo y empalago visual, pero que visto desde otra perspectiva supone un ejercicio muy gratificante ante la vida que a más de uno, le pese a quien le pese, ya le gustaría. ¿Quién renunciaría a un año repartido entre Italia, India e Indonesia dedicado en exclusiva a sí mismo?

Lee el resto de esta entrada »